Seleccionar página

Para el diseño de un stand no se requiere, necesariamente, un gran espacio, lo fundamental es que sea creativo, ordenado, que visualmente llame la atención, pero fundamentalmente que comunique bien la presencia y la imagen que la empresa pretende transmitir.
A veces suele suceder que el diseño le gana a la comunicación y no sabemos cuál es verdaderamente la actividad de la empresa.

OBJETIVOS

Siempre hay que hacerse las preguntas básicas:
¿qué se pretende comunicar?,
¿cuál es el objetivo que se persigue?
Y considerar también el público que asistirá a la exposición.

Si nuestro objetivo es conseguir clientes, aparte de mostrar el producto de manera adecuada, estaría bien que hubiese algún espacio privado para cerrar los tratos correspondientes.
Si, en cambio, su objetivo es dar a conocer el producto, el diseño del stand tendrá que ser completamente diferente: el producto deberá estar en un sitio preferente y muy visible.
Si se quiere hacer alguna exhibición del producto, lo mejor será que se haga en un lugar elevado y a la vista de todos.

IMAGEN

Una vez que tenga los objetivos definidos y el esquema del stand hecho solo quedará cubrirlo con papel de regalo. Para eso, en todo momento, el papel que elijamos debe reflejar lo que somos, los aspectos más importantes de la empresa, en definitiva, deberá ser el reflejo de la imagen corporativa.

RESALTAR

La gráfica aquí juega un papel fundamental, esta debe llamar la atención, no puede pasar desapercibida.
El visitante debe mirarlo, acercarse, detenerse, comunicarse con el stand. Los colores, el sonido, los elementos en movimientos también son recursos muy válidos. Si el stand llama la atención, automáticamente se produce un acercamiento por parte de los visitantes hacia la empresa.

Contactar Walldesign


Informe realizado por Grupo G-Trade